LA BODA DE UN PARIA, QUE ROMPE LAS REGLAS

Publicado en por antonio tapia

¡Arriba parias de la Tierra!

¡En pie famélica legión!

Atruena la razón en marcha:

es el fin de la opresión.

Del pasado hay que hacer añicos.

¡Legión esclava en pie a vencer!

El mundo va a cambiar de base.

Los nada de hoy todo han de ser...

De vez en cuando, ojeo las revistas del corazón que lee mí tía. Choco con una página, en la  que nos narran la multimillonaria boda de un presunto “paria de la Tierra” y que suponía formaba parte de esa legión “famélica”, que gustan cantar al final de los mítines, con el puño encrespado y el rostro con gesto brusco, lleno de rabia, deseando comerse a su enemigo capitalista, o a su capataz que trabajando “menos” que él, gana más. El pobre hombre  tiene inoculado el veneno de de la utópica lucha de clases y piensa que “los nada” vencerán “en la lucha final”. Mientras tanto, fiel a su ideología social-comunista, sigue vistiendo zapatillas de esparto, pantalones de pana desgastada y un horrible “celtas” pegado en sus labios y la tartera con la comida del día. Trabaja de sol a sol en la construcción, o en la industria… y me los imagino, al ver como un  “camarada” deja el “celtas” por el puro habano (ni siquiera se acuerda del puro español, hecho en la Gomera), el seat o la  vespa por un mercedes de ultima generación; el colchón de muelles, por los colchones modernos que no te dejan los huesos molidos… y sus vacaciones, a lo sumo jugando al mus en vez de un hotel de 4 estrellas, dos soles una luna. Lo que gastó en su luna de miel, para ganarlo nuestro obrero imaginario tendría que trabajar durante al menos 4 eternidades a casi 24 horas al día.

Estos social-comunistas de chaqué y limusina dejan  mucho que desear y sobre todo cuando abren la boca en el Parlamento o el Ayuntamiento y se quedan tan  “panchos”. Ay, Garzón por la boca muere el pez y por su chaqué también. Solo se visten de ropajes groseros, cuando hay algún evento o en el Parlamento. La falta de respeto y la grosería se politiza.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post